El filtro burbuja

Llegamos por fin a la clave de todo este artículo (podríamos entender que los diferentes apartados estudiados hasta ahora constituyen una introducción para comprender bien este).

Fue el ciberactivista Eli Pariser el autor de este término cuando lo acuño para referirse al efecto sesgado, resultante de la influencia de los algoritmos con los que “una página WEB selecciona, a través de predicciones, la información que al usuario le gustaría ver, basándose en información sobre él mismo (según elementos como su localización, su historial de búsquedas o los elementos en los que hizo clic en el pasado). Como resultado, aparta a los usuarios de la información no alineada con sus puntos de vista y los aísla en burbujas ideológicas y culturales”.

Es una consecuencia evolucionada y digital de las cámaras de eco, que hace que nos atiborremos a información preseleccionada para agradarnos, sesgada, manipulada, ridiculizada y/o falsamente elaborada que reafirman nuestras opiniones, creencias e ideología. De la misma manera, la información disidente o crítica con nuestra postura, es evitada.

En la literatura, la comparación con una burbuja pretendía señalar que nuestro encapsulamiento dentro de una tribu cultural, debidamente amplificada bajo su cámara de eco, nos aislaba de todo pensamiento externo.

Recientemente (y los medios –posibles cómplices del efecto– se han esforzado en divulgarlo a bombo y platillo), unos investigadores españoles pusieron en entredicho el efecto burbuja con una investigación que arrojó unos datos presuntamente demoledores: Casi un 82,2% de las personas encuestadas “consumieron información de ambos lados del espectro informativo” sobre una noticia en cuestión, lo que, al parecer, destruía la teoría de Pariser.

No obstante, me gustaría indicar que la comparación con una burbuja del efecto que producen los algoritmos de presentación de información de las Redes Sociales, es más afortunado de lo que parece, puesto que una pompa de jabón no te aísla de lo que hay fuera de la misma: Una persona atrapada dentro de una, podría ver en el interior (sin obstáculos, percibiéndolo todo de una forma literal) y también el exterior (a través de las paredes curvas de agua jabonosa que lo rodean), pero de manera deformada por la forma esférica de la capa que atraviesa su visión.

Así mismo sostengo yo que funciona realmente el efecto burbuja, proporcionándonos la información afín a nuestros principios e intereses de forma directa, y de manera deformada aquella con la que no estamos de acuerdo, empleando para ello fuentes o redifusores de información que utilicen la violencia epistémica tribal.

De esta forma, nos apetecerá consumir la “información de ambos lados del espectro informativo” sin escapar a la burbuja, porque nos resulta extremadamente sencillo y placentero denostar la que es contraria a nuestras ideas, mientras aceptamos sin filtro la que no.

¿Qué aprender y enseñar?

  • El efecto burbuja comienza refiriéndose al método por el cuál los algoritmos de presentación de información nos proporcionan fuentes y redifusores afines a nuestras ideas y ocultan a los contrarios a las mismas
  • El efecto burbuja se refiere al método por el cuál los algoritmos de presentación de información nos proporcionan fuentes y redifusores afines a nuestras ideas (sin alterar) y fuentes y redifusores contrarios a las mismas (pero contra los que ejercer fácilmente violencia epistémica)

Antes de que te sientas atacado, te indignes, desencadenes polémica o saques conclusiones imaginarias:

Encontrarás en cuadros azules aclaraciones que pretenden atajar, de manera preventiva, las posibles malas interpretaciones de mis palabras (sean intencionales o no). Hablar de grupos y corrientes culturales… siempre atrae polémica por parte de sus fanáticos extremistas. No obstante, necesitaba utilizar ejemplos para expresarme, de modo que he propuesto dos ideologías poco serias y de las que no espero que existan tribus culturales con fanáticos entre sus filas: Los partidarios y los detractores de la tortilla sin cebolla.

Estos cuadros azules incluyen puntualizaciones pesadas e innecesarias para los lectores no malintencionados y con un mínimo de comprensión lectora. Así que, si es tu caso, si no te sientes indignado en ningún momento por la lectura principal, puedes saltarte los cuadros azules y no perder tu tiempo en leerlos.

Un saludo.

TE EQUIVOCAS SI EXTRAES LAS SIGUIENTES CONCLUSIONES DE MIS PALABRAS:

  • He dicho o creo que toda fuente o redifusor de información ejerce violencia epistémica
  • He dicho o creo que toda fuente o redifusor de información participa del efecto burbuja
  • He dicho o creo que no hay fuentes o redifusores de información dotados de un pensamiento no dogmático, contrarios a alterar la información cuando no reafirma una ideología en concreto
  • Las he escrito pensando en una fuente o redifusor de información en concreto
  • Necesitas argumentar que he mentido en algún punto de este cuadro azul para poder discutir algún fragmento fuera de este cuadro azul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: